CIFCO escrutinio final TSE partido politicos ARENA, GANA, PDC, CD y PCN

Mesas de escrutinio final en el Cifco

Actas irregulares no se revisaron en escrutinio final

En todo el país hubo anomalías como faltantes en papeletas o preferencias no consignadas. Las mesas no resolvieron sobre estas irregularidades

20:35

Las 570 actas en duda de la Asamblea Legislativa, debido a los problemas encontrados en el proceso de escrutinio final, reflejan que en muchas Juntas Receptoras de Votos (JRV) papeletas con votos válidos se consignaron como sobrantes o que existieron posibles faltantes que impidieron consignar los votos a favor de partidos o determinar preferencia por candidatos a diputados, entre otros casos.
Esta situación irregular  se generó por dos motivos, según lo manifestaron líderes de varios partidos políticos: una falta de capacitación por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE) a los miembros de las JRV de todo el país y la falta de un mecanismo administrativo, definido por el organismo, para responder ante estas circunstancias irregulares durante el prolongado período de escrutinio final.
Solo en el departamento de San Salvador, por mencionar un primer ejemplo, 213 actas de un total de 2 mil 872 tuvieron problemas de votos faltantes. En este apartado hay casos donde faltan considerables cantidades de papeletas, folios sin datos e incluso actas originales extraviadas que se contabilizaron luego de solicitar la copia correspondiente a la Fiscalía General de la República (FGR).
Esto, según fuentes del TSE, significa un faltante de 3,807 votos en el departamento con más concentración de población del país, lo cual además refleja que en varias JRV no se estableció preferencias de los votos cruzados o simplemente quedaron “en blanco”.
ARENA, el principal partido de oposición del país, incluso denunció, antes de que se cerrara el escrutinio final, la falta de consignación de votos en varios municipios de San Salvador. El caso más representativo es el de Mejicanos donde hasta se denunciaron actas perdidas y otra serie de anomalías en la mesa seis, la cual incluso terminó por definir la elección del diputado 24 de San Salvador.
“Revisar todas estas irregularidades durante el proceso de conteo hubiera marcado un importante precedente para el sistema electoral salvadoreño. No se trata de ganar más diputados, lo importante es defender la participación del pueblo en las urnas”, consideró Jorge Velado, presidente del COENA, luego de que el TSEconfirmara la ventaja del tricolor sobre Cambio Democrático (CD) por el último escaño legislativo.
Si se hace una revisión detallada en el caso de San Salvador (con 324 anomalías) la mesa uno de escrutinio final dejó 18 actas “congeladas”con inconsistencias que van desde un número de papeletas consignadas que excede las entregadas, conteos pendientes y la falta de consignación de preferencias (caso voto cruzado).
Mientras tanto en el resumen de inconsistencias de la mesa dos, siempre de San Salvador, hay 46 actas anómalas: 11 son con votos faltantes, 12 tienen irregularidad de voto cruzado y el resto problemas para definir preferencias.
En el caso de San Miguel, un departamento con 75 actas en duda, hay varios ejemplos. Destaca la mesa de escrutinio 24 donde se dejaron 18 documentos de escrutinio congelados, algunos de estos detallando hasta 239 papeletas sin contar o la falta de imágenes para realizar la revisión en detalle de las actas.
Otro caso es el de la mesa 22  del mismo departamento, donde se consignaron 15 casos de JRV donde no se escrutaron múltiples papeletas y se enviaron votos válidos a faltantes, según se confirmó con la información de las fuentes del TSE.
La Libertad, el tercer departamento con más irregularidades, también refleja un problema a raíz del escrutinio.  La mesa 29, por ejemplo, congeló 13 actas con un importante número de votos faltantes o otros que se consignaron como sobrantes, además de los respectivos inconvenientes para establecer el valor de las marcas del voto cruzado.
En la mesa 30, del mismo departamento, hay 12 actas de JRV donde la inconsistencia más recurrente es la falta de papeletas por escrutar y la mala asignación de votos, incluso en los folios elaborados por las mesas.
Los otros departamentos con más anomalías son San Vicente, Usulután y Chalatenango, donde, al igual que en los otros casos, se repiten similares inconsistencias.
Ante todos estos escenarios de anomalías los magistrados del TSE no lograron definir un mecanismo de carácter administrativo que revisara, durante el escrutinio todas las inconsistencias y evitar vicios de ilegalidad en el proceso, según consideraron varios dirigentes políticos.
El último recurso con el que cuentan los partidos políticos y sus candidatos es el de pedir la nulidad de las elecciones en casos específicos y, como parte de la solicitud, incluir la posibilidad de abrir paquetes electorales. 

Escribe tu comentario

Enviar formulario